Innovación en la era de los datos: NGLCC Global se asocia con la Organización de los Estados Americanos para promover el empoderamiento económico de la comunidad LGBTI

| By Zoe Li

Justin Nelson, Cofundador y Presidente de la NGLCC, y Luis Almagro, Secretario General de la OEA, firman el memorando de entendimiento.
 

“¿Nos sentimos cómodos con 40 millones de personas que viven [en el Hemisferio Occidental] en una situación de discriminación, desigualdad e injusticia? ¿No nos molesta perder las contribuciones que esos 40 millones de personas podrían hacer para lograr una mayor prosperidad en nuestra región?” -Luis Almagro, Secretario General de la OEA

Estas preguntas impulsaron las conversaciones que siguieron a la firma de un histórico memorando de entendimiento el 19 de abril de 2018 en la sede de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Washington, DC. El memorando puso en marcha oficialmente una asociación entre la División Global de la Cámara Nacional de Comercio LGBT (NGLCC Global) y la Secretaría General de la OEA a través de su Departamento de Inclusión Social, así como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y fue firmado por Justin Nelson, Cofundador y Presidente de la NGLCC, y por Luis Almagro, Secretario General de la OEA, junto con Paulo Abrão, Secretario Ejecutivo de la CIDH.

Anunciada por primera vez en noviembre de 2017, durante la 2ª Semana Empresarial Anual de la comunidad LGBTI, organizada por la NGLCC, se lanzó una asociación de investigación dedicada a generar datos cuantitativos sobre la discriminación y la exclusión socioeconómica de personas lesbianas, gay, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) en América Latina y el Caribe. Si bien en toda la región se cuentan numerosas historias que documentan las experiencias de las personas LGBTI, existe una notable insuficiencia de datos cuantitativos sobre estas comunidades, lo que dificulta lograr una comprensión más profunda del alcance y los efectos de la discriminación y la exclusión.

Estas son las realidades a las que el Secretario General Almagro hizo referencia en las preguntas previamente citadas. En ellas se hace referencia a una población estimada en casi 40 millones de personas LGBTI en las Américas. Esta cifra se obtiene extrapolando un total actualmente estimado en 10 millones de adultos estadounidenses que se identifican como LGBT, a fin de abarcar toda la región representada por la OEA.

Luego de plantear estas preguntas, el Secretario General continuó con una descripción del “talento perdido, las contribuciones perdidas, los ingresos perdidos y el progreso económico perdido” en la región. Esto a su vez llevó a la audiencia a formular varias preguntas: “¿Cómo medir los efectos de la discriminación contra las personas LGTBI en el lugar de trabajo? ¿Cómo medir las contribuciones potenciales de las personas LGTBI si ocuparan los puestos más productivos en relación con sus calificaciones? ¿Y si se incorporasen a la economía formal?”.

El precedente de estas preguntas proviene de un estudio similarmente histórico, realizado por la NGLCC en 2016 y titulado “La economía LGBT en los Estados Unidos”, donde se ponen de relieve las contribuciones positivas de las empresas de propiedad LGBT en ese país. El informe indica que el total estimado en 1,4 millones de empresas pertenecientes a personas LGBT en los Estados Unidos contribuye significativamente a las finanzas de la economía, las cuales ascienden en conjunto a casi 1.700.000 millones de dólares.

Justin Nelson, Cofundador y Presidente de la NGLCC, utilizó este informe de los Estados Unidos para exhibir el potencial regional para hacer realidad el empoderamiento económico de la comunidad LGBTI y cultivar sus fortalezas y contribuciones. Específicamente, cuando las personas y propietarios de empresas LGBTI tienen igualdad de oportunidades, sus contribuciones son poderosas, pues estas comunidades no crean y contribuyen a pesar de sus diferencias, sino debido a ellas. Nelson agregó: “Pensemos por un momento si los dirigentes, desde Buenos Aires hasta Ottawa, comprendieran que las personas LGBTI son también creadores de empleo, si entendiesen su impacto en la economía. Los gobiernos, los creadores de políticas y los tomadores de decisiones, en todos los niveles, deben comprenderlo y eso es precisamente lo que esta asociación promoverá”.

Aun contando con esta asociación histórica, los retos son reales, pues las inversiones en cuestiones LGBTI globales seguirán siendo un desafío. Sin embargo, por primera vez fuera de los Estados Unidos, esta asociación convocará fondos de los sectores público y privado para que las tareas de investigación puedan informar tanto a los gobiernos como a las compañías cómo promover mejor el empoderamiento social y económico de las personas LGBTI. Nedra Dickson (texto en inglés), Directora de Inclusión y Sostenibilidad de Proveedores Globales en Accenture, hizo comentarios en apoyo de tal investigación, desde la perspectiva del sector privado: “Conocemos el color del dinero. Vamos a utilizar esa información y vamos a asegurarnos de que todos entiendan este impacto económico”.

Phil Crehan, Director de NGLCC Global, se refirió a la innovación y la promesa que la nueva asociación representa: “En este mundo impulsado por los datos, es inaceptable que las personas LGBTI carezcan de cifras significativas que muestren sus desafíos, la frecuencia con que deben enfrentarse a la discriminación en el mercado laboral, los desafíos para acceder a servicios financieros y mucho más. Al trabajar con la OEA y la CIDH, así como con nuestra red de Cámaras de Comercio LGBTI en toda la región y otras de la sociedad civil, procuraremos comprender e implementar una noción más sólida de empoderamiento económico y crecimiento económico inclusivo de la comunidad LGBTI en América Latina y el Caribe”.

Para obtener más información sobre esta asociación, envíe un correo electrónico a [email protected] o visite esta página en el sitio web de la OEA.


De izquierda a derecha: Dra. Betilde-Muñoz-Pogossian, Directora del Departamento de Inclusión Social, OEA; Chance Mitchell, Cofundador y CEO, NGLCC; Luis Almagro, Secretario General, OEA; Justin Nelson, Cofundador y Presidente, NGLCC; Phil Crehan, Director, NGLCC Global; Nedra Dickson, Directora de Inclusión y Sostenibilidad de Proveedores Globales, Accenture; Chris Crespo, Directora de Inclusión del Equipo de Talentos de las Américas, Ernst & Young.